A menudo la vorágine del día a día nos impide gestionar nuestro negocio adecuadamente. Y es que hay que distinguir entre la actividad profesional que se ejerce en el día a día tanto por el propio empresario como por sus empleados y el trabajo de gestión de la empresa responsabilidad únicamente del propio autónomo.

Para ayudarte en esta tarea y sin ánimo de ser exhaustivo, pasamos a detallar una serie de puntos que deberías sistematizar para que la gestión te sea más fácil y cumplas con tus obligaciones para evitar posibles inconvenientes y sanciones.

En próximos artículos les hablaremos de las gestiones necesarias de las facturas, el dinero, los seguros, de los empleados, y de la ley de protección de datos,.

× ¿Te podemos ayudar?